ÓRGANO HÍGADO

Emoción asociada al Hígado: La ira

Función fisiológica:

Situado en el hipocondrio derecho, por debajo del diafragma y cubriendo el estómago. Comparte energía con la vesícula biliar, que es su víscera acoplada. El hígado es el gran supervisor del organismo. Se encarga, entre otras muchas cosas, de regular el movimiento del Qi y de la sangre, haciendo que se distribuyan de manera fluida y continua a todas partes del organismo. Tiene a su cargo numerosos procesos orgánicos, de los cuales podríamos destacar:

  • Almacenamiento y transformación de sustancias como la glucosa, aminoácidos, grasas y vitaminas.
  • Actúa como filtro depurativo de la sangre, a la vez que también se encarga de su formación y descomposición.
  • Estimula la actividad digestiva mediante la producción de bilis.
  • Libera gradualmente el glucógeno almacenado para garantizar niveles estables de azúcar en la sangre.
  • Metaboliza las toxinas de la sangre, que son excretadas con la bilis hacia el intestino y eliminadas con las heces.
  • Regula la circulación y distribución de sangre y Qi en el cuerpo.
  • Gobierna los músculos y los tendones.
  • Se refleja en los ojos y en las uñas.

 

Metodología

Relajación:

Nos permite adentrarnos en nuestro cuerpo para relajarlo y quitar tensiones. Imprescindible para una buena conexión durante la práctica.

  • Calentamientos (preliminares).
  • Estiramientos de los músculos y tendones.
  • Giros articulares.
  • Centrando la respiración.
  • Alineación para la práctica.

 

Práctica: Ciclo serie del Hígado

  1. Descender el Qi.
  2. Armonizar hígado y vesícula.
  3. El leñador.
  4. Descongestionar el hígado.
  5. Apretar el puño.
  6. Girar los brazos.

 

Estimulación de nuestro órgano Hígado a través de:

  • El masaje de los sentidos
    Cuando la energía de un órgano se ve perturbada, también afecta a su sentido asociado. Cada órgano está asociado a un sentido.

 

El hígado: Los ojos.

  • La energía positiva
    Esta serie nos ayudará a reconectar con las emociones positivas. Estas emociones estimulan el funcionamiento energético de los órganos y al mismo tiempo definen los valores esenciales de nuestro carácter.
  • Sonidos tonificantes

 

Eleva la vibración del órgano y desbloquea estancamientos

  •  Sonidos dispersantes
    Relaja y descongestiona el órgano, equilibra su energía y elimina el Qi turbio.
  • Agradecimiento
    A través de la conexión y mirada interna hacia nuestras células, cuerpo y órganos.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad