Mi primera clase de Chikung la pasé llorando. Lágrimas de emoción al sentir esa paz, esa calma, esa unión conmigo y con el otro. Eso hace 8 meses y cada práctica me confirma que quiero aprender más. Llenarme y compartir. Después vino el camino. Mi objetivo era caminar consciente, apaciguando mi mente y nutriéndome de la práctica y de la naturaleza. Lo que descubrí es que mi tarea es aprender a amarme. Y aquí estoy cada día como un bebé dando pasitos hacia mi corazón. Y ahora todo tiene sentido. El Chi kung llamó a mi puerta para ayudarme y ya no hay vuelta atrás.
Gracias Alberto por tu acompañamiento amoroso, sincero y directo.
Nos vemos en el siguiente órgano siempre desde el corazón.

 

.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad